×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
31 Octubre 2020 04:04:00
Incertidumbre democrática
Escuchar Nota
En un país donde el sistema electoral permite al candidato con menos votos populares convertirse en el líder más influyente del planeta (los últimos casos fueron los de George W. Bush y Donald Trump), puede suceder cualquier cosa. El martes próximo veremos si se repite la historia o si esta vez las encuestas aciertan. Édgar London se ocupa del tema en el nuevo número de Espacio 4.

“Hoy, como nunca, las elecciones de Estados Unidos son puestas bajo la lupa. Las tensiones comerciales con China, los agravios a México, el temor a la imposición de una ideología de izquierda, el irrespeto por los acuerdos climáticos internacionales y, por supuesto, el azote de una pandemia alrededor de todo el orbe, convierten estos comicios en un asunto de crucial importancia. No es secreto para nadie que el futuro político de la nación más poderosa del mundo trasciende sus fronteras e impacta en la agenda de muchos gobiernos, especialmente en el de México, cuya economía lleva décadas amarrada a los vaivenes del vecino del norte.

“No es de extrañar entonces que, desde Los Pinos, el presidente Andrés Manuel López Obrador contrapese los pros y contras de cada uno de los candidatos. Por un lado, Donald Trump, defensor de una política radical, antisistema e impulsor del proteccionismo económico. Su eslogan “America first” lo conmina a recrudecer la salvaguardia de su frontera sur, donde la construcción del famoso muro sigue como pilar y estandarte del nacionalismo a ultranza que representa. Por el otro lado se yergue Joe Biden, mucho más moderado en sus propuestas e inclinado a la izquierda, si bien no de manera tan extrema como Bernie Sanders, su exrival por la nominación demócrata.

“Está claro que Biden busca ganarse la simpatía de los propietarios de pequeños y medianos negocios, a quienes ha prometido apoyos para fomentar el empleo. En cambio, ha anunciado aumentar impuestos a las personas que ganen más de 400 mil dólares por año. Sin embargo, lo más interesante para México es su posición ante el fenómeno migratorio, pues amenaza con darle un giro de 180 grados a la estrategia implementada por su rival republicano.

“Quien quede como inquilino de la Casa Blanca tendrá que enfrentar junto a los retos de siempre —economía, política exterior, calentamiento global, migración— una variable completamente nueva en esta ocasión: el manejo de la pandemia causada por la Covid-19.

“Si bien las encuestas señalan a Biden como posible ganador e incluso, poco a poco, se agrandó la ventaja de este —comenzó con cuatro puntos, y poco antes de los comicios oscilaba entre siete y 10 puntos, de acuerdo con diversas fuentes— no debemos olvidar que en 2016 la amplia favorita era Hillary Clinton y, a la postre, el vencedor resultó ser el magnate neoyorkino, a pesar de su discurso xenófobo y sus desplantes que, en más de una ocasión, le valieron el calificativo de payaso.

“Las propuestas sobre política migratoria representan un tema que ambos candidatos manejan con mucho cuidado. Y no es para menos. Este 2020 alrededor de 32 millones de latinos están capacitados para votar y, al menos, 54% de ellos están extremadamente motivados para hacerlo, según Mark H. López, demógrafo del Centro de Investigación Pew. Si bien el número de latinos en Estados Unidos es muy superior —casi 59 millones— y no todos pueden asistir a las urnas, aquellos que no están habilitados sí pueden influir en el resto”.
Imprimir
COMENTARIOS