×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
17 Octubre 2020 04:02:00
Jugar para crear
Escuchar Nota
La creatividad es una cualidad altamente buscada en las empresas. Y cómo no, si vivimos en la era de la disrupción donde pequeñas “startups” reinventan industrias y tumban a gigantes.

La Real Academia define crear como “hacer algo de la nada”. El diccionario Webster dice que es la habilidad de “hacer cosas nuevas o pensar nuevas ideas”. Me gusta mucho la definición de Einstein: “Ver lo que todos ven y pensar lo que nadie ha pensado”.

Aquí hemos comentado muchas veces que el debate, la discusión y la experimentación fomentan la creatividad. Habrá que agregar ahora un ingrediente adicional muy divertido...

“Jugar ayuda a generar soluciones más creativas, a hacer mejor nuestro trabajo y a sentirnos mejor. Nosotros usamos al juego de una forma muy pragmática”, señala Tim Brown en una simpática y útil charla de TED.

El presidente de la firma de diseño IDEO (desarrollaron el mouse para Apple, entre muchos otros proyectos) explica cómo los adultos pierden la libertad de experimentar que todos tuvimos como niños.

“Al enfrentar una nueva situación, el instinto de un adulto es categorizar. Pero un niño pregunta: ¿qué es esto? Y explora. Al buscar nuevas ideas, un adulto busca ser original y deja fuera mucho. Para un pequeño, la originalidad es irrelevante”, comenta.

Hoy, entre tanto estrés por la Covid, ¿cómo recuperar este instinto infantil en una empresa? Brown sugiere tres métodos prácticos:

1. Exploración juguetona-Perder el miedo a fracasar e intentar. Buscar fallar bien: temprano, aprendiendo del fracaso y sin arriesgar todo.

2. Crear muchos prototipos- Jugar construyendo. Hacer no es lo mismo que escribirlo en papel. Para lograrlo, los prototipos deben de ser de bajo costo y rápida manufactura. Sencillos, para no enamorarse. Habrá muchos y el chiste es hacer, destruir y rehacer.

3. Jugar con roles- Para los servicios, por ejemplo. Literalmente, armar “pequeñas obras de teatro”. Pero sin script, naturales. Ponerse en los zapatos del cliente, proveedor, empleado, etcétera.

Experimentar con estas técnicas trae beneficios en creatividad e innovación. Sin embargo, Brown advierte dos condiciones muy lógicas. Primera, tiene que haber reglas: jugar no es igual a anarquía. Y segunda, fijar tiempos y lugares: ni en todos lados ni a todas horas.

Cierro con cuatro consejos de algunos libros sobre creatividad (tomados de un resumen del blog page 19): a) Olvídate del “genio solitario”. Trabajo en equipos heterogéneos. b) Cuidado con la medición. Juzgar el trabajo creativo igual que el operativo puede ser dañino. c) Robar es bueno. La idea no tiene que ser original. Funciona mejorar algo que ya existe. d) No te obsesiones. Si estás bloqueado, distráete.

La creatividad es una poderosa arma de progreso y supervivencia en nuestro mundo. No es virtud de unos cuantos. Se puede aprender y el proceso puede ser divertido. ¡A jugar se ha dicho!

En pocas palabras...

“Solo juega. Diviértete. Disfruta el partido”.

Michael Jordan
Imprimir
COMENTARIOS