×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
24 Mayo 2020 04:00:00
¿Es necesario celebrar ante notario un arrendamiento?
Escuchar Nota
Nicanor Moyeda Frias


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un servidor y ustedes lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe nuestro amigo Luis, lo siguiente:

“Notario amigo, nunca habíamos rentado una propiedad, y hace poco nuestro hijo dejó una casa que le habíamos prestado y la vamos a rentar, ¿es bueno hacer ese contrato ante notario? ¿Qué se necesita?”

Muchas gracias por su confianza amigo Luis, enseguida le contaré un poco sobre el contrato de arrendamiento, así como la manera en que puede intervenir un notario en la celebración de un contrato de arrendamiento.

El arrendamiento según el Código Civil de Coahuila, es el contrato por el cual las partes contratantes se obligan recíprocamente, una, llamada arrendador, a conceder el uso o goce temporal de un bien, y la otra, llamada arrendatario, a pagar por ese uso o goce un precio cierto.

En el contrato de arrendamiento se transmite temporalmente el uso de un bien a cambio de un precio cierto y en dinero, el arrendador es quien da la cosa en arrendamiento y por tanto el que cobra las rentas, y el arrendatario es el que recibe el bien en arrendamiento y paga una renta.

Se requiere que quien da en arrendamiento el bien sea el propietario, el usufructuario o quien tiene facultades para administrar ese bien. Ambas partes contratantes deben de tener capacidad legal para contratar.

En el contrato debe otorgarse por escrito, en el cual debe de identificarse el bien, se debe establecer el precio de la renta y también el tiempo que durará el arrendamiento.

Son obligaciones del arrendador (el que da el bien en arrendamiento) las siguientes:

• Entregar el bien

• Conservar el bien

Son obligaciones del arrendatario (el que recibe el bien en arrendamiento):

• Pagar la renta

• Usar debidamente el bien

• Conservar el bien

• Avisar de las reparaciones necesarias

• Permitir ciertos actos al arrendador

• Devolver el bien

Ahora bien, es muy importante que el contrato sea celebrado y conste por escrito, ello dará certidumbre tanto al arrendador como al arrendatario y protegerá los intereses de cada cual.

La intervención del notario en estos contratos, y la cual yo recomendaría, es la ratificación de firmas y contenido del escrito en el que conste el arrendamiento, con ello me refiero a que el notario dé fe de que las partes reconocen tanto sus firmas como el clausulado del contrato y con ello tendrán certeza jurídica del negocio.

Otra forma es que el contrato de arrendamiento se celebre en escritura pública, ambas figuras pueden ser inscritas en el Registro Público de la Propiedad, lo cual daría también publicidad al contrato.

Los requisitos para la ratificación de firmas de un contrato de arrendamiento serían:

1.- La comparecencia de ambas partes contratantes – arrendador y arrendatario-.

2.- Proporcionar al notario sus datos generales como son el nombre, la nacionalidad, el estado civil, la escolaridad, la ocupación, el domicilio, la Clave Única de Registro Poblacional, teléfono e incluso un correo electrónico.

3.- Identificarse ante el notario mediante un documento oficial como la credencial para votar con fotografía, el pasaporte, la cédula profesional o la cartilla militar.

4.- Presentar al notario el contrato que hayan celebrado por escrito y del cual ratificarán las firmas y su contenido ante él.

Espero con lo anterior haber despejado sus dudas, le recomiendo acudir con el notario de su confianza y obtener una asesoría personalizada.

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas y me reitero a sus apreciables órdenes, ¡enhorabuena amigos!
Imprimir
COMENTARIOS