×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: silviagarzadiputada@gmail.com Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
24 Mayo 2020 04:04:00
Fidecine, fotografía de la soberbia
Escuchar Nota
Queridas y queridos amigos, esta semana se suma otro desaguisado más a la larga lista de desaciertos de la cuarta “T”, esta vez con una intentona legislativa con la pretensión de desaparecer el Fidecine, todo derivado del exceso, con punto de partida en el Decreto mediante el que el titular del Ejecutivo ordenó la extinción o terminación de los fideicomisos públicos, mandatos públicos y análogos.

Asimismo, el decreto del pasado 2 de abril instruyó a los ejecutores de gasto a que coordinaran las acciones pertinentes para que a más tardar el día 15 de abril se concentraran en la Tesorería de la Federación la totalidad de los recursos federales que hubiesen formado parte de estos instrumentos.

En el transcurso de siete semanas, este mismo Gobierno, ahora en el ámbito del sector eléctrico, a través del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) se emitió un Acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional.

Recientemente, la secretaria Rocío Nahle hizo publicar un acuerdo más para emitir la Política de confiabilidad en el Sistema Eléctrico Nacional, justificando ambas acciones en una supuesta inestabilidad en el sistema eléctrico derivado de la pandemia del coronavirus –esto sin considerar la ilegalidad– en la que el acuerdo fue publicado en el Diario Oficial de la Federación, afectando al sector de energías limpias, lo que obligó a los inversionistas a presentar amparos –a los que por supuesto– asiste el derecho.

En esta misma ruta, fue el turno del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine). Aprovechando la contingencia sanitaria, los diputados de Morena intentaron ingresar una iniciativa para dar continuidad a la centralización de los recursos que conforman los fideicomisos que no fueron alcanzados por el decreto presidencial, así se dieron a la tarea de presentar una iniciativa para modificar diversas leyes y así echar mano de 44 fideicomisos más y 4 fondos, en nombre de los recursos necesarios para atender la pandemia, en materia de salud, económica –y claro– los programas presidenciales del “bienestar”.

El asunto causó revuelo y el medio artístico, concretamente cinematográfico, logró llamar la atención y contener –de momento– el atropello a
la industria.

Así, el Gobierno se ha negado a instalar una Comisión de Emergencia Económica, para hacer frente no solo al reto inmediato de la crisis sanitaria, que dicho sea de paso –su manejo– ha sido fuertemente cuestionado, sino a las medidas que deben implementarse para resolver la crisis económica y para lo que hace falta más que una veintena de cercanos al titular del Ejecutivo para resolverla.

Con el discurso que ha transitado del combate a la corrupción, al del “terminar con la opacidad y el mal uso de los recursos públicos” la 4T vuelve a dejar de manifiesto, que para lo único que no tiene tiempo es para convocar a las voces que conforman a este país para proponer un Acuerdo Nacional, para lo que se requeriría un Gobierno incluyente con altura de miras.

Y de eso justamente, es de lo que carece el Gobierno, que ha venido haciendo esfuerzos para manejar los recursos públicos discrecionalmente, por otra parte lejos de procurar el bienestar, ha concentrado sus empeños en desmantelar las instituciones del país y el propio sistema jurídico, agraviando los derechos fundamentales de los mexicanos.
Lo ocurrido con el Fidecine solo es una fotografía de la arbitrariedad y la soberbia del Gobierno, así como los riesgos y las consecuencias de la falta de equilibrio entre los poderes de la Unión, todavía hay quien abandera el respaldo de 30 millones de votos que respaldan su proyecto, lo cierto es que también gobiernan y legislan para el resto –de las y los– 60 millones de mexicanos, de los que para lo único que son tomados en cuenta es para el uso de sus recursos.

De la misma manera, la reacción generada ante este atropello, así como en el sector de las energías limpias, el sector salud, la iniciativa privada y todos aquellos en los que sea violentado el estado de derecho, tendrá como respuesta la unidad y la solidaridad entre los mexicanos, ésta y todas las veces que sea necesario, porque insisto, México es grande.

Les agradezco su lectura, nos leemos la próxima semana.
Imprimir
COMENTARIOS